Psicología Clínica

La intervención psicológica tiene como objetivo la búsqueda de soluciones a todo tipo de dificultades o problemas con los que se encuentra una persona, y también encontrar los  propios recursos que le ayudarán a conseguir el bienestar para su vida. Las técnicas de la Psicología procuran que sea la propia persona quien descubra y desarrolle todo su potencial, reforzando sus cualidades positivas y sus fortalezas para alcanzar el equilibrio y bienestar personal.

Psicología infanto-juvenil

En el proceso de crecimiento de los niños y adolescentes es posible que los padres se encuentren con multitud de problemas (desobediencia, rabietas, dificultades escolares, dificultades emocionales o de conducta) que en muchas ocasiones requieren de la ayuda de un profesional. Desde la terapia psicológica, se tienen en cuenta tanto los problemas fácilmente observables como aquellos más ocultos o internos y se trabajan contando con todas los aspectos que rodean al chico para hacerlo de forma global, como la familia, la escuela o los amigos.

Psicología de adultos

A lo largo de una vida, todas las personas nos encontramos delante de situaciones muy difíciles que, por supuesto, intentamos solucionar de múltiples maneras. Sin embargo, hay ocasiones que superan nuestros esfuerzos  y necesitamos la ayuda de un profesional para que nos acompañe en un proceso de cambio, ayudándonos a descubrir y utilizar nuestras habilidades y fortalezas o ayudándonos a aprender otras nuevas que nos puedan ayudar a resolver el problema en el que nos encontremos.

Terapia de pareja

Cuando una pareja se ve envuelta en conflictos, dificultades de comunicación o cualquier otro problema, donde no se ve ninguna salida o solución este tipo de terapia puede ayudar a superar el trance. Es un abordaje profesional que cuenta con muchas técnicas que ayudan a  fomentar la comprensión, la empatía, la comunicación y las acciones positivas entre ambos, dejando de lado los reproches y negativismos, fortaleciendo el lado positivo que todas las parejas tienen y que les unió en un momento.

Terapia familiar

En todas las familias existen problemas o conflictos que pueden resolverse por sus mismos miembros. Sin embargo, en ocasiones las relaciones entre algunos de ellos están deterioradas y no se percibe una solución acorde a las necesidades de cada uno. En ese caso, es necesario acudir a un profesional que ayude a la familia a gestionar dichos desajustes, fomentando la comprensión y el apoyo emocional entre ellos.